sábado, 28 de julio de 2012

MUCHOS RESPONSABLES, NINGÚN CULPABLE

Interesante artículo publicado en La Carta de la Bolsa.

2+2 no siempre son 4

 Ramiro Pinto - Martes, 24 de Julio de 2012 Redacción

Dos más dos no siempre es igual a cuatro.  Ésta es una verdad matemática que ya no se enseña, por regla general. Tampoco la teoría de conjuntos que según mi profesor de matemáticas, don Gregorio, es el andamiaje del pensamiento. Otro, el profesor Navarro, dijo en una de sus clases magistrales que la teoría de conjuntos es lo que nos enseña a pensar con modelos de sistemas. La mayor parte de los economistas piensan que 2 + 2 son 4 y no siempre es así. Este es el motivo por el que no podemos salir de la crisis. 2 + 2 son 4 en base 10, pero no en otras, como en base 1 o en base 2. Ni tan siquiera en estas bases existe el número 4. La realidad económica ha cambiado tanto que las medidas actuales no servirán para nada. Además se aplican mal las que podrían tener un sentido y se toman otras que agravan todavía más la crisis y mientras que esto sucede los torpes y los corruptos nos gobiernan desde el mundo de las finanzas y desde las instituciones, ellos se enriquecen a costa del pueblo que sufre sus medidas inútiles y perjudiciales.

La realidad económica ya no funciona en base 10, sino en otra, en gran medida por los avances tecnológicos aplicados al sistema productivo y a la comunicación. Cualquier medida que se tome debe de partir de esta realidad, es decir que para que las cuentas salgan hay que saber en qué base estamos.

Los objetivos del rescate van a agravar la crisis y las condiciones para la compra de deuda también. En unos casos por aplicarse erróneamente las nuevas medidas y en otros porque desde hace unos años ha dejado de haber una relación causa efecto entre la inversión y el empleo.
.
Por ejemplo se sube el IVA, lo cual es positivo si se aplicase bien y daría lugar a un modelo fiscal más distributivo que une la progresividad fiscal con la proporcionalidad. Pero la medida del gobierno es subir el IVA sin quitar el IRPF y mantener el impuesto de sociedades para los autónomos. Esto provocará un colapso fiscal, dando como resultado lo contrario de lo que se pretende. La recaudación de Hacienda será menor porque la capacidad de consumo y el poder adquisitivo de las personas habrá disminuido significativamente.

Sin embargo si se aplicase un incremento incluso mayor del IVA pero se suprimiesen los impuestos sobre el salario y el de sociedades a los autónomos la actividad económica crecería y la capacidad de consumo como mínimo se mantendría. Por otra parte los ingresos de las importaciones incidirán en la hacienda del estado, porque con el IVA recauda para el país en el cual se hace la venta y no donde se produce, de esta manera la producción nacional podrá ser más competitiva y no estar abocada al cierre de las pequeñas industrias como sucede en la actualidad.
 .
Para regular la economía financiera y hacer que contribuya a las arcas del estado es necesario un impuesto sobre la especulación, un IVA, impuesto de valor añadido, a la compra de dinero, acciones y propiedades que se revalorizan, de manera que loo que se llama el IVA realmente ha de ser un impuesto colocado en el consumo, o sea en la demanda en lugar de hacerlo en la oferta, lo cual se adecúa más a la economía actual tal y como es.

Otro error por pensar que 2 + 2 son 4, cuando ya no estamos en base 10, es pensar que el crecimiento económico va a crear empleo, cuando no es así, la relación producción – empleo se ha visto trastocada por por la tecnología, a lo que se une el encarecimiento del petróleo que exige un cambio de modelo energético y sobre todo es absolutamente necesario plantear un modelo de desarrollo perdurable, tanto desde el punto de vista medio ambiental como económico. En el error de querer incentivar el empleo caen tanto el gobierno como la oposición e incluso los detractores del sistema, todos los cuales mantienen diferencias sobre qué tipo de relación tiene que haber entre la producción y el empleo cuando ya ¡no la hay!, sólo mínimamente y ya no es dicha relación la que define el modelo económico ni social. Estamos en otra base, en otra dimensión de la realidad.
 .
La deuda se ha acumulado por querer mantener un modelo de desarrollo acompañado de empleo y de grandes beneficios traspasando dinero público a capitales privados, cuyos dueños y  gestores son hoy quienes detentan el poder económico. Esta deuda tiene que entrar en un proceso de cambio de modelo y no de ajustes para seguir en lo mismo que nos ha llevado a la crisis, bastaría con aplicar un porcentaje razonable del PIB anual para el pago de la deuda a lo largo de como mínimo treinta años, pues no es posible ni sensato querer pagar una deuda acumulada a lo largo de cincuenta años en un plazo de cinco, lo cual es un acto de cinismo que sólo busca imponer el poder económico y sus condiciones al poder político y social. Es decir, imponer medidas para esclavizar al pueblo. Porque la deuda ha sido una trampa diseñada para llegar a esta situación en la que continúan con el engaño. Tenemos que darnos cuenta que no es una crisis, es un saqueo amparado en las instituciones, por eso las medidas que toma el gobierno no solucionan nada, nos sacan el dinero a los ciudadanos.

Cuando se habla de la deuda del Estado me acuerdo de un cuento judío que me contó hace muchos años mi abuelo: un tendero que se quejó al rabino de que un señor iba con un gato y que éste se comió cuatro onzas de chocolate de su puesto en el mercado. El rabino mandó colocar al gato en una balanza, pesó justo cuatro onzas, por lo que el rabino dijo: ya tenemos el chocolate, ahora tenemos que saber dónde está el gato. Tenemos la deuda, pero hay que saber dónde está el Estado.

Veo que la gran mayoría de los economistas saben sumar, pero no saben matemáticas. Los políticos mienten.

martes, 24 de julio de 2012

EL DÉFICIT DEMOCRÁTICO

Además de tapar las verdades bajo montañas de mentiras, ahora se recurre a intentar mantener en la ignorancia no sólo a la gente, que esto ya es habitual, también al los parlamentarios.

¿Donde está la oposición en este país? ¿Por qué no dicen nada que no sólo se oiga como un susurro, algo que tenga consecuencias?

Les dejo con el siguiente artículo publicado en elpais.com.

Los documentos del rescate que el Gobierno ha ocultado a España

- Holanda, Alemania y Finlandia votan el rescate español, pero España ni lo debate.
- Los parlamentos de esos países han difundido los documentos de la operación.

Miguel Jiménez - Madrid -  19 JUL 2012 - 00:00 CET

El Gobierno español ha pedido el rescate con fondos europeos para recapitalizar la banca. Es una operación que ha puesto a España bajo todos los focos internacionales. Supone pedir una ayuda de hasta 100.000 millones de euros que pasarán a engrosar la deuda pública. Y, sin embargo, el Parlamento español ni ha debatido ni se ha pronunciado sobre el rescate, del que el Gobierno apenas ha dado cuenta al Congreso, más allá de alguna alusión de pasada en el debate de los recortes que protagonizó Mariano Rajoy o de alguna pregunta parlamentaria en las sesiones de control del Gobierno.

El contraste es más brutal porque son los Parlamentos de otros países europeos los que sí están debatiendo y votando un rescate que afecta principalmente a España. El Parlamento holandés, el Bundestag alemán y el Parlamento finlandés han votado las condiciones por las que se regirá el sistema financiero español, mientras el Parlamento español lo ignoraba.

Más aún, para que los diputados de esos países pudieran formarse criterio y votar en consecuencia, los Gobiernos de sus países han puesto a su disposición una retahíla de documentos sobre el rescate español que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha mantenido ocultos.

Gracias a esos documentos hemos sabido qué previsión de desembolsos había, qué posibilidades de uso de los fondos se abrían o qué opinaba la Unión Europea sobre nuestra capacidad para devolver el dinero del rescate.

Fuentes del Gobierno señalan que se ha preferido esperar a que los documentos estén aprobados formalmente, lo que debería ocurrir en la reunión del Eurogrupo de este viernes.

¿Cuáles son los documentos del rescate español?
  • Entre los documentos del rescate español, el más importante es el llamado Memorando de Entendimiento. Es el que deja claro cuáles son las 32 condiciones sobre el sector financiero que ha de cumplir el Gobierno español y en qué plazos para recibir el dinero del rescate. Además, es el que deja claro que España debe cumplir plenamente las recomendaciones de la Comisión Europea sobre la política económica, como la subida del IVA o la supresión de la deducción por compa de vivienda, obedecidas ya por el Gobierno. El memorando de entendimiento fue conocido internacionalmente cuando lo desveló EL PAÍS en su página web el pasado día 10 de julio. Sin embargo, pese a que en ese momento se convirtió en un documento de dominio público, el Gobierno español sigue sin difundirlo oficialmente y fue el Gobierno holandés el que lo publicó en su página web días después.
  • Junto a ese documento, el Gobierno holandés también facilitó el análisis sobre la idoneidad de España para recibir el rescate. ese documento tiene una conclusión inquietante. Señala que "España parece tener capacidad suficiente para devolver el préstamo basándose en el supuesto de que los costes de financiación caigan desde los altos niveles actuales". Algo que, interpretado en sentido contrario, pone en duda la sostenibilidad de la deuda española a los tipos actuales. El documento, cómo no, está disponible en la página web del Gobierno holandés. España no lo ha hecho público.
  • El Gobierno holandés divulgó incluso un documento supuestamente "confidencial" del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, con la propuesta de dicho fondo de rescate de un mecanismo para facilitar el rescate de España para recapitalizar la banca. Gracias a la difusión de ese documento se conoció que se estimaba que el banco malo dispondría de 25.000 millones de euros, que habría desembolsos en cuatro tramos y cuánto se calculaba para cada uno de esos tramos, información toda ella que el Gobierno español tampoco facilitó a la opinión pública.
  • Fue el Gobierno finlandés, a través de su ministra de Finanzas, Jutta Urpilainen, y no el español, el que anunció que España y Finlandia habían llegado a un acuerdo por el que España daba a Finlandia, a través del Fondo de Garantía de Depósitos, una garantía de 770 millones sobre la devolución del rescate. En este caso, hay que decir, que la diferencia fue cuestión de horas y que el Ministerio de Economía y Competitividad también facilitó información detallada al respecto.
  • El último documento del que la opinión pública española se ha enterado gracias a la publicación por parte de instituciones de otros países es aquel del que hoy da cuenta EL PAÍS, puesto a disposición de los diputados alemanes por parte del Bundestag. Es un documento clave del rescate, el segundo en importancia tras el memorando de entendimiento. Se trata del Acuerdo Marco para el Mecanismo de Asistencia Financiera, es decir, el contrato entre España y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, e incluye importantes novedades. La principal es que las cláusulas de ese contrato con el fondo de rescate contemplan que, con un procedimiento simplificado, España pueda solicitar que el dinero del rescate que sobre de la recapitalización de la banca, se utilice para la compra de deuda pública tanto en el mercado primario (nuevas emisiones) como en el secundario. Además, los parlamentarios alemanes han tenido también acceso al memorando de entendimiento y a otros documentos del rescate español de los que siguen sin disponer (salvo por los medios de comunicación) los diputados españoles.

domingo, 22 de julio de 2012

CUANDO SE PIERDE LA CREDIBILIDAD

Tras las últimas elecciones el retroceso de la economía española es más que evidente. El nuevo gobierno se ve incapaz de atajar la destrucción de la economía, se limita a seguir las instrucciones que se dictan desde la UE y que pretenden salvaguardar los intereses de nuestros acreedores sin tener en cuenta el coste social. También se ha dilapidado en un tiempo récord la credibilidad que podía tener el nuevo ejecutivo. La imagen que se tiene de España fuera, es de un país plagado de problemas, con un ejecutivo sobrepasado por las circunstancias, paralizado por los intereses de partido y por las servidumbres que se han ido acumulando durante años, sin disposición para meter la tijera donde hay que meterla, no sea que se corte alguno de los tendones que unen a la élite económica con los partidos. Un país donde hay muchos responsables pero donde no acaba de haber ningún culpable, salvo los testaferros de turno escogidos para distraer el foco de atención.

No obstante y aunque no se vean en la actualidad, también tenemos fortalezas, bien es cierto que cada día menos. No se puede seguir así o la sociedad española en su conjunto terminará siendo víctima de una estructura caduca y carcomida capaz de deshacer el país para mantenerse a flote.

Si no tienen claro cuales son los responsables de la actual situación miren a los que han gobernado España en los últimos veinte años, eso les dará una pista, por cierto, una parte de ellos están en el actual ejecutivo. No les parece que se ha puesto a la zorra a cuidar del gallinero y con mayoría absoluta.

Les dejo con un interesante artículo publicado en La Carta de la Bolsa.

WSJ: “Si Rajoy quiere salvar su orgullo y salvar a España tiene que enfrentarse a la banca”
Miércoles, 18 de Julio de 2012Redacción
El columnista del Wall Street Journal, Simon Nixon, considera en su último artículo de opinión que, en los círculos financieros internacionales, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "tiene gran parte de la responsabilidad" de la posición peligrosa en la que se encuentra en estos momentos España. Al fin y al cabo, indica Nixon, antes de haber sido elegido con una abrumadora mayoría, Rajoy y su equipo han contado con mucho tiempo en la oposición para trabajar en su agenda económica, que en sus primeros seis meses ha sido considerada por algunos como "chapucera", según recoge elEconomista.es

Sus soluciones a la crisis "han sido muy tímidas", lo que ha socavado la credibilidad de su gobierno. Su estrategia política también parece falta de juicio tras retrasar su presupuesto hasta después de las elecciones regionales, "que su partido perdió", indica el WSJ.

Además el rotativo pone de manifiesto la frustración de Berlín y Bruselas tras la decisión unilateral del Gobierno de romper las normas de la zona euro sobre los objetivos de déficit y posicionarse del lado de Francia e Italia contra Alemania sobre las medidas de lucha contra la crisis.

Tras la petición de ayuda para recapitalizar a la banca, Moncloa opera bajo un completo programa impuesto por la zona euro, aunque éste tiene como objetivo garantizar que España conserve su acceso a los mercados de bonos, en lugar de ser forzados a aceptar un rescate completo.

El riesgo del crédito basura

Esta es una distinción importante - y no sólo "por razones del orgullo español" sino porque un rescate completo degradaría la calificación de España de crédito hasta la categoría de basura. Esto tendría importantes efectos en cadena: los bancos españoles permanecerían excluidos de los mercados, independientemente de cualquier plan de recapitalización, el gran mercado de bonos corporativos español sufriría rebajas, lo que elevaría los costes de endeudamiento para las empresas españolas.

Simon Nixon se pregunta si las últimas reformas y ajustes del Gobierno van lo suficientemente lejos y se lamenta de que la respuesta es negativa. "Es cierto que las medidas fiscales parecen creíbles", reconoce pero plantean "nuevas preocupaciones sobre el crecimiento a corto plazo", apunta. Aún así, desde su punto de vista "el gran problema de España siguen siendo sus bancos".

¿Qué omisiones hay?

Según Nixon, la omisión más importante del préstamo a la banca española y sus condiciones es imponer un objetivo que reduzca la relación entre los préstamos y los depósitos, "una característica importante de los acuerdos de rescate de Irlanda y Portugal".

Madrid argumenta que esto obligaría a los bancos a desapalancarse aún más rápido, algo que tendría un mayor impacto sobre la economía, aún así, para el WSJ esta idea "no es necesariamente cierta" ya que el plan de rescate a la banca española ya contiene la idea de crear un "banco malo": una nueva propiedad del gobierno para gestionar los activos inmobiliarios de los bancos que no puedan cumplir con los nuevos requisitos de capital.

Fundamentalmente, el banco malo será capaz de emitir bonos que pueden ser utilizados como garantía para acceder a las ayudas del Banco Central Europeo, una forma implícita de financiación al soberano. Según Nixon, "Madrid debería ampliar el mandato de este banco malo para que también pueda compra activos buenos de los bancos que no puedan cumplir los objetivos del ratio préstamo-depósito algo que reduciría rápidamente "la brecha de financiación del sistema bancario".

Pero "¿por qué ha resistido Madrid a este enfoque?", se pregunta el columnista. Una teoría es que Rajoy se ha sometido a las presiones de los bancos cotizados españoles, que durante mucho tiempo han justificado que el problema se debe únicamente a la falta de capital por parte de las cajas de ahorros.

Sin embargo, el WSJ cita al BBVA como ejemplo de banco que tiene una relación préstamo-depósito desorbitada, al alcanzar el 204 por ciento, con exclusión de los acuerdos de recompra y los depósitos del sector público.

"Irónicamente, algunos de los más duros críticos de Rajoy se encuentran entre la élite financiera de España", asegura Nixon pero, sin embargo, "la voluntad de Rajoy de querer proteger a estas instituciones de las reformas ha socavado en gran parte su credibilidad". Es por ello que determina que "si Rajoy quiere salvar su orgullo y salvar a España de un rescate completo, tiene que hacer frente a estos bancos".

sábado, 14 de julio de 2012

ESCUCHA EL GRITO DE LA TIERRA

Rescato un artículo de Leonardo Boff del 12 de febrero del 2009 por la profundidad de sus pensamientos y palabras.

Incluyo además las conclusiones del Programa de las Naciones para el Medio Ambiente Río, 6 de junio de 2012; un documento revelador sobre hacia donde nos dirigimos como sociedad y como especie.

«Si no os convertís, todos pereceréis»
 
Dice Jesús en los evangelios: «Si no os convertís, todos pereceréis». Dicho de otro modo: «Si no cambiáis de modo de ver y de actuar, todos pereceréis». Nunca estas palabras me parecieron tan verdaderas como cuando presencié la Crónica de Copenhague, un documental de la TV francesa, emitido a través de un canal de pago en Brasil y, supongo, que en todo el mundo. En la COP-15 celebrada en Copenhague en diciembre pasado, se reunieron los representantes de las 192 naciones para decidir la reducción de las tasas de los gases de efecto invernadero, productores  del calentamiento planetario.

Todos fueron allí con el deseo de hacer algo. Pero las negociaciones, después de una semana de debates intensísimos, llegaron a un punto muerto y no se decidió nada. ¿Cuáles fueron las causas de este impasse que provocó decepción y rabia en el mundo entero?

En primer lugar, creo que no había suficiente conciencia colectiva de las amenazas que pesan sobre el sistema-Tierra y sobre el destino de la vida. Era como si los negociadores hubiesen sido informados de que un Titanic se estaba hundiendo sin darse cuenta de que esa era la nave en el cual ellos estaban, la Tierra.

En segundo lugar, no se tenía claro que el objetivo principal era: impedir que el termómetro de la Tierra suba más de dos grados centígrados, porque entonces conoceremos la tribulación de la desolación climática. Para evitar tal tragedia urge reducir la emisión de gases de efecto invernadero, con estrategias de adaptación, mitigación, concesión de tecnologías a los países más vulnerables y financiación abundante para estimular tales medidas. La preocupación ahora no es garantizar la continuidad del statu quo sino dar centralidad al sistema Tierra, a la vida en general y a la vida humana en particular.

En tercer lugar, faltó una visión colectiva. Muchos negociadores dijeron claramente: estamos aquí para representar los intereses de nuestro país. Error. Lo que está en juego son los intereses colectivos y planetarios y no los de cada país. Eso de defender los intereses del país es propio de los negociadores de la Organización Mundial de Comercio, que se rigen por la competencia y no por la cooperación. Cuando predomina la mentalidad de los negocios la lógica que funciona, denunciada por muchos bien intencionados en Copenhague, es la siguiente: no hay confianza pues todos desconfían de todos, todos están a la defensiva, no ponen las cartas sobre la mesa por miedo a la crítica y al rechazo, todos se reservan el derecho de decidir sólo en el último momento como en un juego de póquer. De los grandes jugadores, China observaba, Estados Unidos callaba, la Unión europea quedó aislada, y los africanos, las grandes víctimas, ni siquiera fueron tomados en consideración. Brasil mostró coraje al final con las palabras de denuncia del Presidente Lula.

Por último, el fracaso de Copenhague —bien lo dijo Lord Stern allí presente— se debió a la falta de voluntad para vivir juntos y pensarnos colectivamente. Tales cosas son herejías para el espíritu capitalista enfundado en su individualismo. Éste no está en absoluto interesado en que vivamos juntos, pues la sociedad para él no pasa de un conjunto de individuos disputando furiosamente la mayor tajada del pastel llamado Tierra.

Jesús tenía razón: si no nos convertimos, es decir, si no mudamos este tipo de pensamiento y de práctica hacia una línea de cooperación universal, jamás llegaremos a un consenso salvador. E iremos al encuentro de los dos grados Celsius de calentamiento con sus dramáticas consecuencias.

La valiente negociadora francesa Laurence Tubiana al hacer el balance final dijo resignadamente: «los peces grandes siempre se comen a los pequeños y los cínicos siempre ganan la partida, pues esa es la lógica de la historia». No podemos aceptar ese derrotismo. El ser humano es resiliente, o sea, puede aprender de sus errores y, en la urgencia, puede cambiar. Me quedo con el paciente jefe de los negociadores Michael Cutajar que al final de un fracaso dijo: «mañana lo haremos mejor».

Esta vez la única alternativa salvadora es pensarnos juntos, actuar juntos, soñar juntos y cultivar la esperanza juntos, confiando en que la solidaridad sea lo que fue en el pasado: la fuerza secreta de nuestra mejor humanidad.

Leonardo Boff es autor de Convivencia, Tolerancia y Respeto, Sal Terrae, 2007.

sábado, 7 de julio de 2012

INTERESANTE REFLEXIÓN SOBRE EUROPA

Publicado en el blog de Xavier Salai-i-Martín

ALEMANIA HUMILLADA Y ENFADADA
Written by XSiM 01/07/2012

Durante las dos décadas que precedieron a la creación del euro, el mundo académico advirtió repetidamente que era un error introducir la moneda única sin tener primero otros aspectos básicos de la integración.  Era como empezar la casa por el tejado. No se podía poner la misma moneda a países con ciclos económicos no sincronizados, sin movilidad de trabajo que permitiera enviar a los parados del país en crisis al país que va bien, sin una unidad de mercado que fomentara la verdadera competencia entre las empresas de los distintos países (cosa que hubiera armonizado el ciclo y los precios), sin una unidad fiscal que transfiriera recursos automáticamente desde los países con boom hacia los países con recesión y sin una unidad bancaria y financiera que enviara recursos a los bancos con problemas. Los académicos advirtieron que cuando viniera la primera crisis, sería catastrófica.

Pero como tantas veces ha pasado con el proyecto europeo, los líderes políticos se negaron a escuchar a los expertos, les acusaron de intentar ayudar a los Estados Unidos y a querer mantener la primacía y el monopolio mundial del dólar... y tiraron adelante la unión monetaria.

Y la crisis llegó... y está siendo catastrófica. Ha sido interesante observar las excusas de los eurófilos: Primero, culparon a los especuladores malignos,  a la codicia de Wall Street, a los bonos subprime y a la liberalizaciónde los mercados. Después echaron las culpas a las entidades de Rating que (correctamente) ponían malas notas a unos gobiernos que mantenían déficits extravagantes. Después se pasó a dar la culpa a los evasores de impuestos y a los paraísos fiscales que figura que causaban esos déficits fiscales excesivos. Luego se dio la culpa a los gobiernos y a sus excesos derrochadores a la hora de construir aeropuertos sin aviones, trenes sin pasajeros y autopistas sin coches. Últimamente se las están cargando los bancos, los banqueros y los entes supervisores (como el Banco de España) que supuestamente tenían que vigilar los excesos del sector financiero.

Pero cada vez son más los que se preguntan si la crisis económica europea que estamos viviendo no ha puesto de manifiesto una realidad incómoda: ¿no será que el verdadero problema es el euro? ¿No será que los oscuros académicos a los que se insultó calificándolos de anti-europeos defensores de la primacía del dólar decían la verdad y la cosa del euro se hizo mal? Al fin y al cabo, el euro hizo que los tipos de interés fueran anormalmente pequeños en países como España, cosa que disparó la burbuja inmobiliaria que tanto cuesta digerir ahora. Al tener los mismos tipos de interés en toda la Eurozona, los países con más inflación (como Italia), tenían tipos de interés reales más bajos o incluso negativos, cosa que inducía los aumentos de consumo e inversión, cosa que aceleraba todavía más la inflación. Cuando llegó la crisis, el euro hizo que hubiera posibilidad de depreciar la moneda de los países que iban mal (cosa que hubiera abaratado sus productos y hubiera permitido aumentar la demanda externa en un momento en que la interna había desaparecido). Y como la cosa se hizo mal, sin poner primero los mecanismos que le tenían que permitir a la Eurozona luchar contra la crisis, tampoco había transferencias en forma de reducciones fiscales automáticas en las zonas afectadas por la crisis y aumentos en las zonas de alto crecimiento. Ni existía la posibilidad de que los griegos, españoles y portugueses en paro, emigraran temporalmente a Alemania o Finlandia porque el mercado laboral único no existía y tenía enormes barreras lingüísticas y culturales. Ni estaban diseñados y establecidos los mecanismos debían permitir la reestructuración de los euro-bancos insolventes.

Es decir, el origen de la crisis es el euro y lo que impide su solución es que el euro se construyó mal. Siendo esto cierto y siendo esto un grave problema... no es lo peor. El mal diseño del euro está destruyendo los logros en materia de convivencia que se habían conseguido con el mercado común primero y la Unión Europea después. Siempre se dijo que el objetivo final de la UE era la paz en el continente más cruel y sanguinario del mundo, escenario de dos guerras más salvajes de la historia de la humanidad. Parecía que la UE fomentó y consiguió la paz y la concordia entre los pueblos de Europa... pero el euro está dando al traste con esos logros: los ciudadanos de los países del centro son cada vez más reacios a ayudar financieramente a los de la periferia a los que no tienen ningún problema en calificar de “cerdos” (las iniciales de Portugal, Italia, Grecia y Spain forman, en inglés, la palabra PIGS que significa cerdo). A su vez, la gente de la periferia da las culpas a los países que les imponen unos recortes y una austeridad que no entienden. El nacionalismo griego, español, italiano y alemán, resurge por toda Europa. Se vuelve a hablar de leyes anti-inmigración. Se culpa a los extranjeros. Renace el chauvinismo y se vuelve a votar a los partidos nazis.

Fue un error buscar la unidad monetaria pensando que de ahí podría salir un sentimiento de unidad y de amistad sin tener en cuenta que, cuando las cosas van mal, la gente solo está dispuesta a hacer sacrificios para ayudar a sus verdaderos amigos. Los norteamericanos tienen una moneda única, es verdad, pero también comparten un proyecto común que va mucho más allá de la moneda o incluso de la economía: comparten los valores democráticos y una defensa infatigable de la libertad individual. Comparten el “sueño americano” de que todos los ciudadanos pueden triunfar en el país de la oportunidad. Comparten el amor por los colores rojo, azul y blanco de su bandera. Comparten el orgullo de su equipo olímpico. Comparten los logros de la carrera espacial y los viajes de la NASA. A nosotros, los europeos, los valores norteamericanos nos pueden parecer unos primitivos y cursis. Pero son unos valores que les unen. Y al estar unidos, nadie discute que una crisis financiera que afecta básicamente a New York o Texas sea tratada con el dinero de todos. La solidaridad no se practica con la fuerza de la obligación sino con el deseo de la voluntariedad. Y la voluntariedad no existe si no hay un sentimiento de pertenecer a un proyecto común que vaya más allá del dinero. Los líderes europeos pensaron que el proyecto común era el euro y el tiro les está saliendo por la culata.

Lo peor de todo es que volver atrás es mucho peor que seguir con el euro. ¡Si! Yo era de los que escribía en contra del euro en los años noventa (*)... pero una vez construido el euro, creo que sería un error abandonarlo. Los pánicos que se crearían en el proceso de transición conllevarían crisis financieras, quiebras, caídas del PIB y aumentos del paro hasta niveles nunca vistos. Es más, si los países con poca disciplina fiscal como España o Grecia de repente tuvieran su propia moneda de imprimir dinero, la inflación se dispararía y en pocos años el fantasma de las subidas masivas de precios, fantasma que hace 20 años que ha desaparecido, volvería a circular por España. Y la eliminación de ese fantasma comportaría graves crisis económicas las de los años setenta.

Al final de la cumbre del 29 de Junio, los líderes políticos europeos sorprendieron a todos los observadores (y aquí me incluyo yo), haciendo públicos unos acuerdos de calado que pueden representar el principio del fin de la crisis. Los acuerdos parecen indicar que finalmente quieren avanzar en la construcción de los fundamentos de la casa donde se debería haber colocado antes de poner el tejado del euro: unión bancaria, mercado único con más competencia en todos los sectores, unión fiscal que reduzca el poder fiscal de los estados, etc. Todo esto está muy bien, pero quizá sea demasiado tarde. Las divisiones estatales son ya muy profundas, hasta el punto que los acuerdos han sido vistos como una victoria de la periferia y una derrota de Alemania. No se ha percibido como una victoria de Europa. Y eso no presagia nada bueno porque no está claro que los fondos de rescate tengan suficiente dinero para rescatar a Grecia, Portugal e Irlanda, rescatar a los bancos españoles y, comprar deuda soberana de los países con la prima de riesgo elevada. Y claro, si los fondos de rescate no tienen dinero, alguien lo va a tener que meter. Y ese alguien solo puede ser Alemania (o el Banco Central Europeo, controlado mayoritariamente por Alemania). Es más, todavía se tienen que escribir los detalles de la letra pequeña del rescato firmado la semana pasada (es decir, las condiciones que va a tener que satisfacer la banca española y el contribuyente español), y eso se tendrá que hacer con la pluma de una Alemania humillada y enfadada.

domingo, 1 de julio de 2012

EURO Y DÓLAR DOS INCOGNITAS POR DESCIFRAR

Mientras en Europa estamos preocupados por el euro miren lo que están planteando trece estados en EE.UU.

Hasta trece estados de EE.UU. consideran usar monedas alternativas al dólar 
Miércoles, 27 de Junio de 2012 Redacción - La Carta de la Bolsa

Un buen número de estados de EE.UU. están planteando generalizar el uso de monedas de oro y plata como alternativa al dólar.

Preocupados por la evolución de la divisa en el futuro, los legisladores de estos trece estados, entre los que se incluyen Minnesota, Tennesse, Iowa, Carolina del Sur o Georgia, buscan la aprobación de sus respectivos gobiernos para que el oro y la plata sean monedas de curso legal o al menos un acuerdo que permita estudiar si podría ser una opción viable. Tres años antes, sólo tres estados habían hecho una propuesta similar, recuerda en un artículo CNNMoney.

La Constitución prohibe a los estados hacer moneda de curso legal con otra cosa que no sea oro o plata. Todos estos estados ya han presentado un proyecto de ley para poner en marcha una comisión especial que analice alternativas al dólar.

“Para los legisladores de los estados interesados en poner en circulación una moneda alternativa, el oro y la plata parece una opción viable”, apunta Edwin Vieira, un abogado especializado en derecho constitucional. “Como el oro aumenta constantemente su valor la idea es cada vez más atractiva”, señala.

El estado de Utah aprobó el año pasado una ley para poder usar como dinero las monedas de oro emitidas por la Casa de la Moneda de EE.UU.

Entonces, el congresista republicano Ken Ivory aseguró que se trata de “una manera de preservar el poder adquisitivo del dinero que poseen los ciudadanos de Utah”.