jueves, 6 de diciembre de 2012

¿QUÉ SIGNIFICA REALMENTE LA COMPETITIVIDAD?

Mucho se habla de competitividad pero casi nunca se examina este concepto desde un punto de vista moral. Parece que entrar en competencia con los demás es un recurso para generar riqueza y además una necesidad para sobrevivir en los negocios. Los países han de ser competitivos, las empresas han de ser competitivas, las personas han de ser competitivas, ... Pero, ¿qué significado profundo encierra la palabra competitividad?

La siguiente definición está extraída de un libro de Leonardo Boff titulado "Virtudes para otro mundo posible I" de recomendada lectura para quien busque una base moral y ética para guiarse en este mundo de contradicciones:

Lo ha denunciado con toda claridad el genetista francés Albert Jacquard: La finalidad de una sociedad es el intercambio. Una sociedad cuyo motor es la competitividad es una sociedad que me propone el suicidio. Si entro en competición con el otro, no puedo intercambiar con él; debo eliminarlo, destruirlo.

Tal vez haríamos mejor en colaborar y fomentar valores que tiendan a extender la colaboración en las sociedades, máxime ante los grandes retos que tenemos por delante. La competitividad y el individualismo no parece que nos estén llevando a un puerto seguro, más bien nos adentran en la tormenta.