lunes, 26 de noviembre de 2012

LA RENTA FIJA, NI ES RENTA NI ES FIJA

Aviso para navegantes.

Bonos convertibles, preferentes, pagarés…“Se ha creado la madre de todas las Bolsas ilíquidas”
Lunes, 26 de Noviembre de 2012 Mar Revuelta - La Carta de la Bolsa

"Incluso los inversores que yo consideraba que tenían los nervios de acero han caído en la Gran Trampa, en la que yo denomino Bolsa de iliquidez. A la sombra de tipos cero, que se han mantenido durante meses y meses, unos y otros han emitido títulos de renta fija hasta la saciedad aprovechando, precisamente, la desazón de muchos ahorradores, que han visto cómo las letras del Estado apenas rendían algo, que la Bolsa es una ratonera, mucho humo, y que el tiempo pasa sin que su ahorro merezca mejor trato. Hay que tener, digo, nervios de acero y esperar con el dinero en la cuenta corriente sin recibir remuneración alguna. Es más, el dinero en el banco cuesta dinero. Pero es lo que hay. Ya vendrán otros tiempos, que vendrán. La avalancha de emisiones de bancos, cajas de ahorro y empresa con bonos convertibles, preferentes, cédulas hipotecarias...no tienen precedentes. Han dejado el mercado exangüe ¿Qué pasará a continuación? La experiencia demuestra que muchas de estas emisiones registrarán caídas de precios en picado, porque no habrá demandantes en los mercados secundarios, pero sí muchos oferentes. Se ha creado la Madre de Todas las Bolsas ilíquidas. Compras hoy un pagaré al 100% y mañana, si necesitas el dinero, te lo recomprarán al 70% o menos..."

“...Algunos me dicen que esperan al vencimiento. Llegado el vencimiento, les digo yo, muchas empresas te van a dar un abrazo. ¡Y date por satisfecho! Otras te darán papel por papel, es decir, te renovarán el que tienes. Y algunas ni siquiera llegarán al vencimiento. A la gente le cuesta mucho enfrentarse a la realidad y reconocer que no hay dinero para todos. Les cuesta reconocer, además, que hay empresas cotizadas en Bolsa que llevan mucho tiempo con la cotización suspendida, lo que confirma que el tejido empresarial español no es tan sano como se pregona. Por eso, el aluvión de emisiones reciente va a dejar muchos cacareando y sin pluma. Nadie hay seguro y la renta fija, como todo el mundo debería saber, ni es renta ni es fija…”, dice un importante gestor de patrimonios.

Advertencias muy serias

Y no es solo este gestor. Hay más. El fuerte volumen de deuda que arrastran las compañías europea ha alcanzado niveles que, para los expertos de CreditSights, podría ser insostenible si los bancos ralentizan aún más el ritmo de concesión de créditos y préstamos.

El analista de CreditSights, David Watts, ha asegurado que “las empresas están en la actualidad con unos altos niveles de deuda” que, “con la financiación de los bancos evaporándose podría resultar insostenible”.

Los datos aportados por Watts apuntan a que en los últimos ocho años, el Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona creció un 14%, mientras que la proporción de la deuda corporativa con el PIB registró un incremento del 70%..

Los bancos están reduciendo los préstamos ya que los préstamos a empresas que tienen una calificación baja en su ráting de deuda la convierten en más costosos. Esta circunstancia podría significar que “los prestatarios pequeños no podrán acceder al mercado de bonos y encontraran dificultades que podrían dificultar la recuperación económica”, ha manifestado el analista. “Esta incapacidad para invertir podría restringir las limitaciones de la capacidad de las grandes compañías para salir de la crisis”, ha apuntado Watts.

De este modo, Watts ha destacado que “para el este año, las empresas europeas probablemente se dividan en dos grupos: las que pueden acceder al crédito en los mercados financieros y los que no”.

España, endeuda hasta las cejas

En este contexto, durante la última década, España ha sido el país desarrollado donde más rápido ha crecido la deuda. A pesar de los programas de estabilidad financiera iniciados en 2000 y la fuerte reducción de deuda pública hasta 2007 (ese año, quedó en torno al 35% del PIB), por la parte del sector privado la economía nacional engordaba su volumen de deuda total un 7,4% de media anual, frente al 3,5% de Estados Unidos. De hecho, sólo entre 2000 y 2008, la deuda repuntó un 150%.

 “Bastantes características de la crisis actual, incluida su naturaleza global y la previsión de un fuerte incremento de la deuda pública, podrían retrasar el desapalancamiento y dar paso a un periodo más largo que en el pasado de reducción de la deuda”, argumentan los analistas de McKinsey Global Institute.

Estos ven “el riesgo de que algunas economías”, como la española o la británica, “pueden permanecer altamente apalancadas, lo que crearía unas perspectivas económicas muy frágiles y altamente inestables a lo largo de los siguientes 5 ó 10 años”.

Enlace de interés