domingo, 27 de febrero de 2011

QUÉ HACER PARA NO PAGAR UN CÉNTIMO A HACIENDA

Hay movimientos sutiles a nivel financiero, que nos pasan desapercibidos a la mayor parte de los mortales. Tenga en cuenta el lector que si esto es así, se debe a que esas normativas y reglamentos que hacen legal lo inmoral, no van dirigidas a nosotros sino a aquellos que sí las conocen y que pueden aplicarlas con impunidad.

La creación de estas normativas y reglamentos no es casual. Existen grandes intereses de todo tipo, en especial económicos, que alientan a los interesados a influir en las decisiones políticas para impulsar dichas normativas.

En una situación como la actual de creciente crisis social, es especialmente sangrante que situaciones como estas se den dentro de nuestras fronteras. No verá que los gobiernos, en materia económica, se diferencien sustancialmente los unos de los otros a pesar de las supuestas diferencias de signo político.

Para ilustrar todo esto les dejo con un interesante artículo que pone de manifiesto un caso concreto que proporciona pingües beneficios sin tributar nada a cambio. Son flujos muy importantes de capitales los que se mueven por todo el mundo de esta forma diariamente y que como de costumbre van a parar a las manos de una élite, sin dejar a su paso ningún beneficio social, más bien al contrario. Los otros dos artículos ponen de manifiesto los vínculos que hacen posible que esto sea así y cómo se articulan.

La mayor empresa del mundo utiliza España como paraíso fiscal.

La alianza impía.

Bipartidismo: votar a Judas o al demonio.