jueves, 6 de enero de 2011

EE.UU. LLEGA A SU TOPE DE GASTO, ¿Y AHORA QUÉ?

Una noticia económica de primer orden que está pasando de puntillas en los medios de comunicación de masas es la necesidad de EE.UU. de aumentar su techo de deuda pública actualmente fijado en 14,3 billones de dólares (billones nuestros, lo que los norteamericanos llaman trillion).

Es una necesidad perentoria ya que actualmente la deuda de EE.UU. ha llegado a los 14 billones de dólares y al ritmo que crece, debido a los planes de estímulo -principalmente la relajación cuantitativa-, pronto llegarán al tope fijado.

Dada la situación, con los republicanos en contra de seguir incrementando la deuda pública, el secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, ha pedido hoy al Congreso que aumente el techo de la deuda, alegando que el fracaso a la hora de llevar adelante esta iniciativa precipitaría una moratoria por parte de EE.UU. Además advirtió que el daño que causaría dicha moratoria a la economía norteamericana podría ser mucho más perjudicial que los efectos sufridos por la crisis financiera hasta ahora.

Obviamente los republicanos, que actualmente ostentan la mayoría en el Congreso, terminaran aceptando un nuevo incremento del techo de la deuda pública. Lo contrario sería un suicidio antes de tiempo, frente a la lenta agonía actual, "con visos de recuperación" No obstante, será interesante ver como varía la política económica, especialmente en relación a las ayudas e incentivos que actualmente están en vigor y cuales desaparecerán en el corto plazo.

Ni que decir tiene que las ventajas sociales, si es que los norteamericanos tienen alguna, corren un serio riesgo de desaparecer. De cualquier forma, pueden seguir tranquilos, por el momento los beneficios empresariales y especialmente los financieros siguen viento en popa, sino que se lo pregunten a Goldman Sachs.

Para ilustrar mejor lo indicado hasta ahora incluiré algunos datos interesantes:

1. Esta es la sexta vez en menos de cuatro años que el Tesoro de EE.UU. pide a los legisladores elevar el tope de la deuda pública.
2. Si 14 billones de deuda pública les parece poco, la deuda total norteamericana se eleva por encima de los 55 billones, es decir, cada contribuyente debe 680.629 dólares.
3. El 14% de los norteamericanos, es decir, 43 millones de personas aproximadamente, necesitan de los vales de comida del Gobierno para comer.
4. Los compromisos sin financiación ascienden a la nada desdeñable cantidad de ¡112 billones!.

Esto cada vez se parece más a la decadencia del Imperio romano. En Europa y más concretamente en España, deberíamos de tomar muy buena nota de lo que está ocurriendo en EE.UU. para impedir que algo parecido nos llegue a pasar a nosotros algún día.

Enlaces relacionados:

El colapso de EE.UU. nos afectará a todos.
Reflexiones para salir de la crisis con un menor coste social.