miércoles, 6 de octubre de 2010

HABLANDO DE PRODUCTIVIDAD

El siguiente gráfico muestra la productividad por hora trabajada en los distintos países sometidos a estudio. El cálculo se ha realizado tomando el PIB per cápita de cada país y comparándolo con la media de las horas trabajadas en cada uno.


Como se puede comprobar, no por trabajar más horas de media al año se obtiene mayor rendimiento por cada hora. En esto, como en tantas otras cosas, no es la cantidad sino la calidad lo que marca la diferencia. Interesante estudio del que se deberían extraer conclusiones tanto en el ámbito empresarial como en el de las administraciones central y locales, es decir, tanto en el trabajo público como en el privado.

Desde luego, el modelo a estudiar es el de Luxemburgo donde cada hora trabajada cunde como 2,85 horas trabajadas en España. Trabajar por este objetivo es cosa de empresarios, trabajadores y del propio Estado. Conseguir el logro supondría estar dispuestos a repartir el fruto del trabajo de forma equitativa, lo que sin duda, revertiría en beneficio para todos. En esto también hay un cambio cultural, ya que habría que premiar a quien más le cunda cada hora de trabajo y no a quien más horas este en la empresa. Para ello hay que dotar de medios y formación suficientes, además de contar con un ambiente de trabajo adecuado. Mantener la concentración, en la realización eficaz de cada tarea, es otra de las condiciones imprescindibles.