domingo, 28 de febrero de 2010

Las maravillas de la Naturaleza: El Cupuaçu.


La Amazonía es, además del pulmón del mundo, un lugar donde la biodiversidad se manifiesta en toda su plenitud. Muchos son los misterios que alberga y sin duda, son los indígenas que pueblan esas tierras los que mejor conocen los secretos que esconde la enorme variedad de frutos y plantas que allí se dan.

Las diversas tríbus indígenas que pueblan las riveras del Amazonas, sin la influencia del hombre occidental, han sabido extraer y utilizar en su beneficio, las cualidades únicas de muchas de las plantas y frutas que se extienden por aquellas selvas. Lo han hecho, durante cientos de años, de tal forma que no ha supuesto ningún peligro para las especies y mucho menos para la biodiversidad.

Un ejemplo que sin duda deberemos seguir si queremos preservar para las próximas generaciones aquella inmensa riqueza natural.

Uno de los frutos empleados por los indígenas como fuente de alimento y para el cuidado personal es el Cupuçu del que hablaremos a continuación.

Frutos tropicales: El Cupuaçu.

El árbol del cupuaçu, supera los 8 metros de altura y lo podemos encontrar en toda la región del Amazonas. Pertenece a la misma familia del Cacao. De las semillas se obtiene una manteca de excelente calidad y un aceite con excepcionales propiedades anti- oxidantes e hidratantes para la industria cosmética y alimentaria.

La manteca de Cupuaçu, es un producto conocido en los mercados farmacéutico, cosmético y alimentario ya que posee una alta concentración de flavonoides. Las propiedades de los flavonoides son muy apreciadas por su alto poder antimicrobiano, anticancerígeno y por disminuir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Como hemos dicho antes, el Cupuaçu pertenece a la familia del Cacao, si bien, sus semillas no poseen la alta concentración de cafeína encontrada en el Cacao, lo que le hace ser un buen sustituto del chocolate. El Cupuaçu también mejora la circulación, disminuye la presión sanguínea y estimula la función mental. Es una fuente natural de fósforo, fibra, vitamina B, A y C.

Beneficios y utilidades: La manteca extraída de la semilla del Cupuaçu estabiliza emulsiones y brinda mayor hidratación, además de absorber la radiación UV. Se usa en productos que previenen y combaten la acción del sol, en postdepilación y en hidratantes en general.

Las propiedades del Cupuaçu permiten su uso como:

  • Base farmacéutica para pomadas.
  • Para el tratamiento de la piel, ya que es un excelente hidratante que ayuda a recuperar la humedad y la elasticidad, además de estimular el proceso de cicatrización.
  • Elaboración de productos para el cabello ya que lo fortalece, hidrata, suaviza y protege de los rayos solares.
  • Elaboración de jabones de tocador en barra o líquidos.
  • Elaboración de aceites para masaje, por su poder hidratante.
  • Elaboración de protectores solares.
  • Elaboración de cremas para después del afeitado.
  • Elaboración de protectores labiales.
  • Para la fabricación de chocolates y helados.

Características y composición

La manteca de Cupuaçu es blanca. Como hemos comentado tiene una excelente capacidad de abosorción de agua. Es un emoliente que brinda un tacto agradable y suave a la piel.

Por cada 100 gramos contiene:

Proteínas – 1,7 gr.

Calcio – 23 mg.

Fósforo- 23 mg.

Hierro – 30 mcg.

Vitamina B1 – 0,04 mg.

Vitamina B2 – 0,04 mg.

Vitamina C – 33 mg.

Posee más ácidos insaturados que la manteca de cacao.

El índice de digestibilidad es de 94,1%.

No contiene cafeína.

Estas son algunas de las maravillas de la naturaleza que debemos preservar.